jueves, 5 de enero de 2012

Felicidad.

Digamos que, hoy día 6 de enero, todos los niños de España se levantan para recibir sus queridos regalos de navidad, tales como altas tecnologías de hoy, barbies patochada y demases, gritando a viva voz que han llegado los Reyes Magos. Me complace anunciar que hoy me he vuelto a sentir niño de nuevo, los nervios me concomían esta noche para levantarme, y recibir el día tan esperado de hoy, para enfrentarme a las 360 páginas de este año. Y es que, qué importa que tu amor no llegue, que sobres en los lugares en los que hace poco te sentías cómodo, o pierdas a lo que creías que era un amigo en el que lo darías todo. La vida sigue dando vueltas, te encontrarás con obstáculos que te resultarán muchísimo más fáciles, o difíciles, según tu estado de superación. Nunca te podrán quitar ese ápice de esperanza que resurge cuando ves a la felicidad doblando la esquina cuando tus apoyos cercanos, los verdaderos, te dicen que está ahí aunque tú mismo no lo veas.
Niños de la actualidad, abrid regalos, sonreid, sed felices, y nunca intenteis ser adultos, puesto que ni yo he llegado aún a serlo, y tengo un real miedo a que me roben aquella última esperanza que, dicen, nunca se pierde, pero nunca, y recalco, nunca os baseis en lo material, la verdadera sonrisa no se siente un día puntual.

1 comentario: