miércoles, 15 de febrero de 2012

Inmunológico.

Fíjate en tí, no lo digo con ánimo de desprecio, pero fíjate bien. El material del que estáis hechos es blando, y su energía depende de la oxidación ineficiente de la materia orgánica. Entráis cada noche en un estado de coma y soñáis, pero de qué sirven los sueños si casi nunca se cumplen. Pensáis, "Es cierto" pero os equivocáis frecuentemente, y a la menor variación externa perdéis vuestra eficiencia. Sois alterables, sois imperfectos, en cambio yo ... Preferiría sentir lo que sentís.
Apartáis vuestras capacidades para descubrir conocimientos nuevos y poseer la proyección de vuestros sueños, esperando que una chispa de esperanza os deslumbre en vuestra corta y delicada vida.
Muestro compadecencia por vosotros, pues vuestra calidad de vida no permite aspirar a observar más allá de un tejido orgánico que se degrada a medida que vuestro material se hace aún más débil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario