sábado, 31 de marzo de 2012

.

No hay nada más absurdo que luchar en batallas en las que no hay combates, no existe ni una tensión captable por cualquier sentido humano y por ello somos más que estúpidos. Corazón en tierra, manos en fuego, entregas lo que puedes al 100% con sorpresas cada vez menos agradables, derivando entre rebuscadas letras para oscurecer cada vez más mi asquerosa realidad. He estado durante tan poco tiempo tan arriba, que me olvidé del riesgo que conllevaba, y es que todo lo que sube, algún día tendrá que bajar, pero la verdadera putada está en que hablamos de semanas. Semanas agonizando por éste ambiente pútrido que me rodea constantemente.
Así, creo que dejo claro que tengo pensado qué voy a hacer...
O no.

martes, 13 de marzo de 2012

Corren tiempos difíciles para los zurdos.

Nos han tenido jodidos durante milenios, correteando y aporreando a los que de forma superflua parecíamos raros, descendientes del mismísimo diablo, provocando el caos y la ira por tener un manejo superior de la parte izquierda de nuestro cuerpo. Éste sentimiento es inaudito, insoportable, irritante, imagínate la situación como quieras, o al menos intenta sentirlo para poder mostrar un ápice de empatía respecto a que te tengan por el rarito, que no quieran conocerte del todo, y te desechen como la marioneta defectuosa que te hacen creer que eres. En el fondo ésto no es así, dice un tópico del que baso mi vida que "Las personas que son raras, son las más emocionantes/interesantes/bondadosas". Muchos intentos de este estúpido camino al que llamo "Destino" en el que poso mis pies para ser feliz, erran de forma casi inmediata y no me dejan vivir con nada más que Momentos Instantáneos que no me dan tiempo a siquiera disfrutar de forma completa, quejándome del tiempo, de la distancia, de los pensamientos que pululan por mi cabeza, aliviados por cerveza.
Solo se que necesito Luz cada noche para no tropezar con piedras en el camino de siempre y anunciarme a mi mismo que soy uno más de la manada, ya que eso provocaría mi propia muerte, y quizás la de muchos que han dejado de ser "especiales", llamémoslo así.

domingo, 4 de marzo de 2012

Stop hiding.

Quien habló de que las miradas fijas bastan dejando de lado las palabras, estuvo en lo cierto.
Hablamos de palabras gestuales, verbos conjugados con las yemas de los dedos que atribuyen un sentido obvio a tu preciso estado de ánimo a cada milésima de segundo que corre, de uno en uno, de forma totalmente verdadera. Es así como desde el primer contacto visual, sus gestos y expresiones te dan una idea sincera de cómo come, cuánto de tarde ha llegado, con qué mano se limpia el culo, o si tiene o no problemas en su día a día. Es así como la minoría de la gente localiza sentimientos completos con una sola mirada fija, destapando la fina capa negra de las pupilas en el que se descubre un claro amanecer.

martes, 28 de febrero de 2012

Quizás.

Quizás pensar como cada cual quiere que pienses pueda llevarte a errar en tus planes de futuro, quizás empiece a sonarte a chino cada gilipollez que puedan soltar sobre mi ineficacia emocional, quizás pensar de forma autónoma en una vida solitaria restante haya sido realmente una estupidez, quizás no. Quizás ahora quiera buscar por cada recóndito de las montañas un ápice del amanecer y convertirlo en regalices, quizás quisiera reventarme brazos y piernas para escalar los obstáculos más difíciles y desconcertantes puzzles que ocupan mi cabeza antes de reventarla a palabras necias y bohemias. Quizás he alcanzado ese equilibrio de dificultades que tantas desgracias me han costado.
Pero, ahora, solo utilizaré "Quizás" para darle emoción a esta situación, y destaco que nunca es tarde para rectificar, y volver a leerlo todo con "Doy por seguro que".

miércoles, 15 de febrero de 2012

Defending myself.

Quizás me hiele adaptarme al tiempo, salir ahí fuera y sin algún ápice de Sol alguno me produce desagrado, tiemblo, me desmorono... Pero me encanta. Quizás pueda llamarse bipolaridad a esta capacidad de sentir odio y amor a la vez por un fenómeno de la naturaleza, pero sentir frío me hace sentir vivo. Unos harán por mantener fría la cabeza mediante una ducha, o quizás lo intenten rapándose al cero como una persona cualquiera de los fondos Almerienses pero, en cuanto a mí, helarme la cabeza me permite pensar de forma excesivamente seria, excesivamente reservada, excesivamente oculta. Debo reconocer que no soy un libro que no se pueda abrir y cerrar al antojo de los que se interesan en leerme, no sé si eso quizás pueda serme útil o no en la vida, pero eso qué más da. Escribo lo que pienso, luego quizás si que en todas mis decisiones vitales use mi cabeza en lugar de mi cuerpo, pero no siempre mi cabeza me ayuda en esta vida. Quizás sea por los sueños, el mundo de los sentidos, el tour de los más sinceros sentimientos, el que saca de mí el verdadero y único yo, preocupado y manejable, estúpido y buenazo; partes de mí que quedaron selladas con estaño en más de una ocasión, partes de mí que si renacen, quizás caigan en un pozo sin fondo para luego ser rescatados por mí mismo.

Inmunológico.

Fíjate en tí, no lo digo con ánimo de desprecio, pero fíjate bien. El material del que estáis hechos es blando, y su energía depende de la oxidación ineficiente de la materia orgánica. Entráis cada noche en un estado de coma y soñáis, pero de qué sirven los sueños si casi nunca se cumplen. Pensáis, "Es cierto" pero os equivocáis frecuentemente, y a la menor variación externa perdéis vuestra eficiencia. Sois alterables, sois imperfectos, en cambio yo ... Preferiría sentir lo que sentís.
Apartáis vuestras capacidades para descubrir conocimientos nuevos y poseer la proyección de vuestros sueños, esperando que una chispa de esperanza os deslumbre en vuestra corta y delicada vida.
Muestro compadecencia por vosotros, pues vuestra calidad de vida no permite aspirar a observar más allá de un tejido orgánico que se degrada a medida que vuestro material se hace aún más débil.

lunes, 6 de febrero de 2012

Con dominio, se puede hacer cualquier cosa No haces nada.

Unfortunately se puede convertir en Fortunately
Fortunately se puede convertir en Nately
Nately se puede convertir en Late.
Y así es como al principio, una desgracia se convierte en un beneficio, ese beneficio, en algo realmente inexistente que quieres hallar, pero llegas demasiado tarde.
Ciudadano de un lugar llamado Desgracia.

Periodo.

Cada persona tiene un concepto distinto de periodo, quizás pueda sonarte a periodo de tiempo o a periodo menstrual, no pensarías muy lejos de lo que en sí un periodo es, pero no es de forma acertada lo que considero como periodo y, realmente, me preocupa que quizás sea una minoría de gente la que piense de esta forma, ya que un periodo un suceso efímero,intenso y repetitivo, en un corto plazo de tiempo. Como veis, no se aleja para nada de la realidad, ni mucho menos, pero cabe indicar que un periodo puede hacerte sentir una y otra vez sentimientos a gran escala si a ésto le unimos el famoso efecto mariposa, o quizás pensar como un famoso filósofo colega mío: -Da lo mismo decir "Pienso, luego existo." que decir "Deseo, luego existo. Sufro, luego existo. Muero, y aún sigo existiendo."Ya que la razón por la que llegamos a desear, existir e incluso morir, está en un suceso periódico que ha ocurrido anteriormente.
Quizás hoy por hoy, lo más difícil sea cagarte en la puta, hincharse a priva mientras lees novelas de Benito Pérez Galdós o poemas de Neruda, ya que lo más fácil está en seguir tragando, dejando que te abran el canal en dos y sufras en silencio como un subnormal, un cobarde, un idiota, el vividor sensible por excelencia.
Eso sí, olvídate de que vuelva a ser persona querido lector, pues solamente yo podré verme a partir de ahora tal y como soy.
Dejadme correr, puesto que tengo las alas rotas y no puedo volar.

jueves, 5 de enero de 2012

Felicidad.

Digamos que, hoy día 6 de enero, todos los niños de España se levantan para recibir sus queridos regalos de navidad, tales como altas tecnologías de hoy, barbies patochada y demases, gritando a viva voz que han llegado los Reyes Magos. Me complace anunciar que hoy me he vuelto a sentir niño de nuevo, los nervios me concomían esta noche para levantarme, y recibir el día tan esperado de hoy, para enfrentarme a las 360 páginas de este año. Y es que, qué importa que tu amor no llegue, que sobres en los lugares en los que hace poco te sentías cómodo, o pierdas a lo que creías que era un amigo en el que lo darías todo. La vida sigue dando vueltas, te encontrarás con obstáculos que te resultarán muchísimo más fáciles, o difíciles, según tu estado de superación. Nunca te podrán quitar ese ápice de esperanza que resurge cuando ves a la felicidad doblando la esquina cuando tus apoyos cercanos, los verdaderos, te dicen que está ahí aunque tú mismo no lo veas.
Niños de la actualidad, abrid regalos, sonreid, sed felices, y nunca intenteis ser adultos, puesto que ni yo he llegado aún a serlo, y tengo un real miedo a que me roben aquella última esperanza que, dicen, nunca se pierde, pero nunca, y recalco, nunca os baseis en lo material, la verdadera sonrisa no se siente un día puntual.

lunes, 2 de enero de 2012

Nocturnidad.

Podemos suponer que es una forma metafórica para sinonimizar la palabra "Desolación", por que no es más que en este caso, un cúmulo de recuerdos que vagan por mi cuerpo, alternándose a su antojo de forma concurrida, en el que añoro cada instante que ahora pudiera estar disfrutando de igual, o mejor forma.
Cabe destacar que no me baso en idioteces como el mísero hecho de recordar a personas que amaste, ya que es el simple recuerdo de éste el que te apacigua hasta los suelos de forma tan súbita, que hasta tus propios dientes añoran esa pizca del ingrediente que te derrite, el manjar que no te puedes permitir alcanzar, lo imposible, ya que para ello debes cruzar barreras que ni tú mismo sabes por qué, ni desde cuánto llevan ahí, y te preguntas. ¿En qué maldito momento mandé construir esto?
Y es que construimos más de lo que derribamos, hacemos más que deshacemos, y nunca recogemos lo que dejamos destruido para después volver a usarlo, o mejorarlo.
Señoras y señores, acabo de presentarles a la verdadera esencia humana, el descubrimiento que, desde nuestro principio de los tiempos, existe y esa es...

domingo, 1 de enero de 2012

Despeguemos.

Desde tiempos remotos llevo pensando cuál sería mi objetivo en la vida, qué metas debo superar para poder despegar hacia aquel mundo que me esperaba el futuro. Desde luego, ese fue y es, mi fallo universal. De no haber tenido este pasado, no tendría ningún futuro, por ello mi pasado depende de ello, pero, ¿Qué te queda cuando tu pasado ha quedado desmenuzado a trocitos desechados en tu corazón que ni hoy, ni nunca, podrás hacer desertar, a menos que te creas tus propios engaños? Quizás pensar en el futuro sea la peor y más desaprovechada parte de tu vida, quizás te enseñe a pensar que quizás un plato se te caiga o no de las manos; y a esta parte de mi historia la llamo: Miedo. Un miedo implacable, que te recorre desde el corazón, hasta las pequeñas uñas que cortas y el paso recorre, pero que siguen ahí, amontonándose, dejando rastro, pinchándote cuando no los ves, fastidiándote, hasta tal punto que no lo soportas y, en lugar de destruirlas, recogerlas, y tirarlas, decides destrozar otros objetos o sujetos, que deben permanecer en esta vida, y que a simple vista no aprecias.
Y con esto debo dejar claro que el futuro es un mundo, un misterio sin resolver, un camino del que debes... Correr, alejarte, huir, escapar, debes ser escurridizo, jugar bien tus cartas, y sobretodo olvidar tus miedos, por que de no ser así, espera sentado a comerte un buen plato de mierda.